Archive for the ‘4. 1976 – 2010 (Después de la separación)’ Category

GALERÍA FOTOS REUNIÓN 30-1-2010

marzo 4, 2010

Imágenes por cortesía de FOTO ROCHA (San Antonio) y Asociación Músico Cultural RETRO

¡GRACIAS AMIGOS!

Volver a página principal / Home page

DE AYER A HOY II

diciembre 25, 2009

¿Qué fue de aquellos chicos? 2ª Parte.

Las Cigarras, o “Facción ibicenca”

Acerca de los dos miembros de Mi Generación autoexiliados en el paraíso ibicenco deberé ser algo más exhaustivo, ya que a este lado del mar, estamos, nunca mejor dicho, aislados del mundo, y esta será toda la información que hallaréis por ahí.

Francisco Fernández, como ya dije, trasladó su residencia a Ibiza en 1976 y participó junto a mí en la formación del grupo Quinquophenia, otro quinteto que seguía la estela que aquí había dejado Mi Generación.

En el verano del 77 hubo desbandada temporal a causa del fiasco de un contrato fallido y Paco, muy introducido en la british society local, halló la salvación al borde del inicio de la temporada uniéndose a otro guitarrista inglés amigo suyo, para actuar como dúo residente de cierto pub.

En 1979 abandonó definitivamente Quinquophenia, e ingresó en The Winter Band, una banda de rock británica que actuaba por segunda temporada en el Club Sargeant Pepper’s de San Antonio, y en la que era el único componente español, ocupando el puesto de guitarra solista.

Con dicha banda viajó al norte de Inglaterra para cumplir con su habitual circuito invernal. Encajó muy bien entre sus nuevos compañeros, y su condición de guitarrista español le proporcionó, junto a su natural desenvoltura, cierto aura exótica que le volvió muy popular en la zona, siendo conocido como Spanish Santana, llegando a tocar ocasionalmente o relacionarse con personajes de las altas esferas musicales, como el prestigioso productor Phil Carson, Jimmy Page, John Miles, Jon Anderson, Eric Burdon, Joe Cocker y hasta el mismísimo Sir Paul McCartney, en cuya fiesta de cumpleaños tuvieron el honor de actuar una vez Winter Band.

De ese modo pasó unos años a caballo entre Inglaterra e Ibiza, hasta que, precisamente su amigo Phil Carson se embarcó en el proyecto de abrir una espectacular sala para música en directo en San Antonio, que se llamó Heartbreak Hotel, nombrándole director. Por el Heartbreak Hotel desfilaron durante unos cuantos veranos lo más selecto de la época dorada del rock y el pop británicos, aunque en muchos casos, las legendarias bandas traían algunos sustitutos, o los rockstars aparecían a título personal. Algunos de ellos son, de nuevo Jimmy Page, John Miles, Jon Anderson y Chris Squire, B.B. King, The Turtles, The Tremeloes, los dificilísimos de recordar al completo Davy Dee, Dozy, Vicky, Mick and Tich, y así una larga lista. Paco también formaba parte de la banda residente que, además acompañaba a quienes venían en solitario.

Cuando aquel club de ensueño murió aplastado por el nefasto auge de los DJ’s y la música electrónica, pasó a dirigir otro pequeño club llamado Long Play, en cuya banda residente nos volvimos a reunir (esta vez yo como teclista) y ahí acabó esa complicada etapa en ambos lados de la trinchera, volviendo al relax del dúo de pop-rock junto a un bajista-teclista inglés, de nuevo a caballo entre Ibiza e Inglaterra, hasta que conoció a su actual esposa, abandonó la vida viajera y asentó las raíces en su casa de campo, y sobre todo en su garaje-estudio, donde se le puede encontrar casi a cualquier hora, rodeado de guitarras, magnetofones y montañas de equipo.

Desde 2001, actúa en solitario como Paco Fernández, y permanenece absolutamente fiel al estilo que practicaba Mi Generación.

Ha llegado mi turno y no sé si debo escribir acerca de mí mismo en primera o tercera persona, qué maldito dilema. Bueno lo haré en primera, que queda menos prepotente.

José Valverde, servidor de ustedes, tras abandonar Mi Generación por las adversas circunstancias que ya esbocé en el artículo “Comencemos por el final”, fundé Quinquophenia contando para ello con la adhesión de Paco Fernández; de otro gran guitarrista valenciano, Manolo Díaz; el teclista ibicenco Rafa “Bagaix”, y el batería de origen mallorquín Luis Pardo “El Pipas”. Éste último es el responsable de mi “rebautismo” como Pepe Zappa, pues aparentemente fue el primero en notar en mí cierto parecido físico con el eximio Frank, de quien, dicho sea de paso, soy gran admirador.

Quinquophenia comenzó con el camino allanado previamente por un contrato en el entonces recién nacido club Amnesia (actualmente uno de los más conocidos del mundo), que había sido rechazado por Mi Generación con gran contrariedad por mi parte, ya que deseaba a toda costa quedarme a vivir en Ibiza, en mi recién estrenada casita de San Antonio y con mi recién estrenada mujercita, Diana, y olvidarme del desdén del público de discoteca en las deprimentes giras invernales por el norte. Allí debutamos a finales de ese mismo mes de Octubre con éxito, y continuamos el resto del invierno los fines de semana.

Como el relato pormenorizado resulta excesivamente largo, dada mi manifiesta “movilidad”, y la cantidad de avatares acaecidos en 33 años, a partir de aquí haré una simple relación nominal y cronológica de mis actividades.

Verano 1977: Separación temporal de Quinquophenia. Actúo solo y como freelancer en diversas agrupaciones.

Noviembre 1977: Gran Canaria – Orquesta MANTECA, dirigida por Juan Mena

Enero 1978: Ámsterdam acompañando la gira del cantautor country americano MICHAEL BROWN

Mayo 1978: Ibiza Director y presentador Discoteca ES PARADÍS

Septiembre 1978: Ámsterdam Músico callejero en VONDELPARK

Diciembre 1978: Ibiza – QUINQUOPHENIA

Abril 1979: Ibiza – LOS SULTANES DEL COLUMPIO, con Manolo Díaz y José Mª Socías

1980 y 81: Ibiza – Ampliación de LOS SULTANES DEL COLUMPIO con Juanjo Ribas y Juan… no se qué. – GENUINA ORQUESTA LOS LOCOS DEL RISMO (sí: RÍSMO) – Banda de acompañamiento de ELKIN MARTIN – JAQUE MATE

.

.

.

.

1982, 83 y 84: Ibiza – FIESTA, con Arturo Prat y Plácido Morales Domingo “Dito” – THE STRANGIS IN THE NIGHT, reencuentro con Paco Fernández – QUINQUOPHENIA, con Víctor Gressely, Manolo Díaz, Dennis Hermann y Juanito “Tarraguet”

Noviembre 1984: Islas Feroe (Dinamarca) – IBZ¸ con Luis Pardo “Pipas” y Ricardo Sáez “Máster”

1985 y 86: Barcelona, pero sobre todo Altamar –EMBASSY ORCHESTRA, de nuevo con mi amigazo Toni Palacín, “Chicho” Barceló y un montón de gente más

1987: Barcelona – TALISMÁN

1988: Altamar y Barcelona – EMBASSY ORCHESTRA

1989: Ibiza – SAMDOMBE, con Alfredo Souza (el líder) y José Luis Rodríguez (El Puma no, otro) – Bajista residente en el PEREYRA por algo más de un año.

1992: Ibiza – SUPERTRÍO, con Vicente Granero y José Mª Socías

1993: Ibiza – V.I.P., con Vicente Granero

1994: Ibiza – CASINO ORCHESTRA (la orquesta del Casino de Ibiza) con Víctor Gressely, Tony Bouzón, Paco Navas y Francisco Roldán “Boby”

1995: Ibiza – CASINO ORCHESTRA – PEPE y BOBY (mi nuevo dúo)

1996, 97, 98 y 99: Ibiza – PEPE Y BOBY – PEPE ZAPPA (Solo) Inicio de mi carrera como cantante y teclista en solitario, que es mi actual actividad invernal.

2000: Ibiza – MADE IN IBIZA, con Serena Tur

2001: Ibiza – MADE IN IBIZA, con Manolo Díaz – PEPE Y JUANMA, con Juanma Salcedo

2002: Ibiza – PEPE Y BOBY (EL RETONNO) – KEEP IT SIMPLE, con Richard Parker y Dirk

2003: Ibiza – ME & HIM, con Richard Parker – KEEP IT SIMPLE

2004: Ibiza – ME & HIM

2005, 06: Ibiza – ME & HIM – KAMELTOW, con Richard Parker, Juanma Salcedo, Lucas Reyes y Miguel Guiral

2007, 08 y 09: Ibiza – ME & HIM – SAX, GUITARS & ROCK’N’ROLL, con Richard Parker, Juanma Salcedo y Lucas Reyes

http://www.youtube.com/watch?v=LRQsCdOUbP4

Con Me & Him, he grabado dos CD’s para distribución local; como Pepe Zappa, otro, pero no os lo recomiendo para nada; con Made in Ibiza uno; con Embassy Orchestra, un casette, con IBZ, la cosa se quedó en maqueta (y encima, rima), e intervengo también en algunas producciones de Las Dalias, sin duda el local que más hace en esta isla por la música y los músicos, gracias a la energía e ilusión del impagable Chris González. Ah, y un disco auto-producido de canciones mías, que dediqué a mi paciente y amantísima esposa por nuestro decimoséptimo aniversario. A eso se reduce mi discografía últimamente, así que, no os molestéis en buscar. Lo que yo deseaba era tocar todos los días de mi vida, y de momento, casi lo voy consiguiendo.

Como véis, yo sí tengo fotos, pero tampoco aparezco en Google. Bueno, ahora igual ya sí. Me buscaré a ver si me encuentro. Al fin y al cabo, el hombre se pasa la vida buscándose a si mismo.

Perdonad lo exhaustivo de este descarnado post/curriculum. Si queréis un poco más de literatura y saber algo más de mí, prometo colgar en página aparte otro que ya tenía escrito, pero me pareció excesivamente largo y autobiográfico para el propósito que hoy y aquí nos reúne, queridos hermanos.

Gracias por vuestra paciencia si habéis leído hasta aquí.

¡Feliz Navidad!

Volver a página principal / Home page

Quinquophenia comenzó con el camino allanado previamente por un contrato que, el entonces recién nacido club Amnesia (actualmente uno de los más conocidos del mundo) había sido rechazado por Mi Generación, con gran contrariedad por mi parte, ya que deseaba a toda costa quedarme a vivir en Ibiza, en mi nueva casita (alquilada) de San Antonio y con mi nueva mujercita, Diana. Allí debutamos a finales de ese mismo mes de Octubre con éxito, y continuamos el resto del invierno los fines de semana.

Para el verano del 77 se inauguraba en San Antonio una nueva discoteca, Éxtasis, y el dueño, catalán como yo, me ofreció un contrato para mi nueva banda, con unas condiciones que no podía rechazar y cerca de casa, así que, con el beneplácito de mis compañeros lo acepté y dijimos adiós Amnesia. Pero el contrato era verbal (donde hay confianza…), primero nos hicieron la trastada de traerse desde Barcelona a Iceberg para la noche inaugural, después los mantuvieron durante dos semanas, y finalmente, pasándose la palabra dada por el arco del triunfo, el dueño decidió prescindir de músicos porque, palabras textuales, con discos llenaba igualmente el local. Ese verano de la desbandada me tocó hacer cualquier cosa para sobrevivir, hacer actuaciones en solitario con mi guitarra acústica, ser esporádicamente el solista de algún grupo local y acompañar a algún cantautor.

En Octubre fui reclutado, como cantante y guitarrista, por Manteca, orquesta salsera barcelonesa dirigida por el renombrado saxofonista, clarinetista y percusionista, Juan Mena, para viajar a Gran Canaria con un contrato invernal que empezaba en Noviembre. En Diciembre hubieron ciertas “discrepancias” internas que desembocaron en motín y rescisión de contrato.

De allí me trasladé a Holanda, país de origen de mi mujer, que viajó un par de semanas antes para buscar una vivienda en Ámsterdam, donde sin duda sería mas fácil encontrar trabajo que en Ibiza en pleno invierno. Al recibirme en el aeropuerto me comunicó que Michael Brown, el cantautor country a quien había acompañado el verano anterior, también se encontraba en Holanda y al enterarse por ella de mi inminente llegada, contaba conmigo para su gira por el circuito de los Centros de Juventud municipales de todo el país. La cosa fue muy bien, e incluso actuamos en el Concertgebau de La Haya con motivo del cumpleaños de la reina en 1978.

En la primavera de ese año Michael volvió a N. Y. y nosotros a San Antonio. Mis compañeros de Quinquophenia andaban desperdigados por diversas bandas, busqué cualquier trabajo y casi sin darme cuenta, acabé dirigiendo la discoteca Es Paradís, además de hacer de presentador en los tres parties semanales.

Al final de la temporada veraniega, regresamos a Ámsterdam, pero esta vez las cosas no fueron tan rodadas y en Diciembre decidimos volver a Ibiza, donde al menos teníamos amigos y salía el sol. Ahora los miembros de Quinquophenia sí estaban disponibles y volvimos a la carga.

El 30 de Marzo de 1979 sufrí la trágica pérdida de mi mujer a la temprana edad de 26 años y me alejé de San Antonio y su ambiente, huyendo de los recuerdos. Me refugié en una auto-caravana y tres empleos: en un bar inglés de Ibiza capital, de 8 a 5; luego, de 9 a 12 bajista cantante en el circuito hotelero, con el trío Los Sultanes del Columpio, hilarante traducción de “The Sultans of Swing” el tema de Dire Straits que era nuestra pieza emblemática, trío éste formado además por Manolo Díaz, de Quinquophenia, y José Mª. Socías, ex batería de Los Blackman’s y Cristina y Los Tops. Y al acabar en los hoteles, aún me iba a San Antonio, tres noches por semana, para seguir presentando los parties de Es Paradís, pese a haber renunciado al cargo de director.

Con tres sueldos y sin tiempo para gastarlos, ahorré un montón y en Agosto de 1980 pude abrir mi propio bar musical: el recordado Hollywood Bar. Esto no supuso detrimento alguno para los Sultanes del Columpio, que seguíamos activos y habíamos ampliado la formación a quinteto, incluyendo al cantante y guitarrista Juanjo Ribas y al pianista barcelonés Juan… no recuerdo, trabajando como banda residente en Gala Night.

En 1982 volví a cambiar radicalmente de vida, para reiniciarla con mi actual mujer, Mariló, una simpática canaria a la que había conocido el año anterior y fue capaz de rescatarme del pozo de desafección en que me había sumido mi dolorosa pérdida. Dejé el negocio, abandoné Los Sultanes, e ingresé en Fiesta, otro trío formado por Arturo Prat, grandísimo pianista y amigo, y Plácido Morales DomingoDito”, no menos gran batería.

A finales de 1984, tras tres años de gran actividad, Arturo decidió retirarse y el trío se disolvió. Era el “boom” de la música Tecno y, junto a Luis Pardo “Pipas” y Ricardo Sáez “Máster” guitarrista e ingeniero de sonido, decidimos probar suerte en esa onda, asumiendo yo la función más propiamente “tecno” de programar y tocar los teclados, al tiempo que el bajo.

El invento se llamó IBZ y duró sólo unos meses, muriendo durante la primera gira para la que fuimos contratados, por Dinamarca, y que acabó recluyéndonos durante un mes (el más aburrido de mi vida) en las Islas Feroe.

Tras ese desastre, en 1985 fui reclutado por mi eterno amigo y ex compañero en Mi Generación, Toni Palacín, me reclutó para su Embassy Orchestra, que ya navegaba a toda vela y necesitaba ampliar plantilla, llegando a contar con catorce músicos, lo que le proporcionaba una milagrosa ubicuidad u omnipresencia, actuando simultáneamente en varios sitios, incluso a miles de kilómetros de distancia entre ellos bajo el emblemático nombre. Y ese era precisamente mi problema, con tanto viaje, mi hijo iba creciendo y yo no estaba allí, así que, antes de tres años, hicimos de nuevo las maletas y dejamos el hogar provisional al que nos habíamos trasladado en Barcelona, donde radicaba la base de la orquesta, y regresamos a la isla de mis amores. Barcelona ya no era lugar para mí, ni para mi hijo.

De vuelta a Ibiza, ingresé en el trío Samdombe, liderado por el guitarrista uruguayo Alfredo Souza, con el baterista José Luis Rodríguez, también uruguayo con el que volví al circuito de hoteles los años 1989, 90 y 91, aunque la especialidad de la casa era la música latina.

En el 92 al fundé el Supertrío, con otro excelente guitarrista valenciano, Vicente Granero, y de nuevo José Mª. Socías a la batería. Este derivó al poco tiempo en el dúo VIP, sin batería asumiendo yo la función de teclista, dado que a partir de la aparición de los teclados automáticos y el karaoke, debíamos enfrentarnos a la competencia desleal que éstos suponían en cuanto a precio, versatilidad, novedad, e incluso nula capacidad musical requerida por los advenedizos que se subían al carro de la “modernidad”.

En el 94, hice un torpe intento de subirme yo también a ese carro, pero afortunadamente fui contratado por el Casino de Ibiza como bajista y cantante de la orquesta durante ese y el siguiente año, y aún proseguí un tiempo más en la empresa como teclista del Piano Bar, junto al cantante Francisco Roldán “Boby”. Gracias a su saber hacer, mi nueva tentativa como teclista fructificó, y el dúo Pepe y Boby estuvo en el candelero local hasta el año 2000.

Ese año Boby decidió retirarse y proseguí con nuestro circuito habitual acompañado por la pianista y violinista Serena Tur, adoptando el nombre de Made in Ibiza.

En 2001 tras un fracasado intento de incorporar a Juanma Salcedo, como cantante, volví a contar con Manolo Díaz para Made in Ibiza, al tiempo que hacía otro tipo de actuaciones con Juanma, gran amigo y buen cantante a quien he procurado siempre incluir en mis agrupaciones paralelas desde entonces. (Un enorme abrazo para ti, Juanma, si me lees desde California)

Y en 2002 volví al bajo y al Rock, al conocer por pura casualidad a un excelente guitarrista nacido en Blackpool, pero afincado en la isla, Richard Parker, que andaba buscando bajista para sustituir al que le había acompañado durante los nueve años anteriores en el dúo Me & Him y en eso estamos. Ese es en la actualidad mi principal medio de vida.

El dúo ha efectuado varios intentos de ampliación, incorporando al batería, Miguel Guiral, el saxofonista Lucas Reyes, y cómo no a Juanma, bajo los nombres de Kameltow y Sax, Guitars & Rock’n’Roll, pero la escasez de salas para música en directo los hace inviables a la larga.

Con Me & Him, he grabado dos CD’s para distribución local, como Pepe Zappa otro, pero no os lo recomiendo, con Made in Ibiza uno, con Embassy Orchestra, un casette, con IBZ, la cosa se quedó en maqueta (y encima, rima) e intervengo también en algunas producciones de Las Dalias, sin duda el local que más hace en esta isla por la música y los músicos. Ah, y un disco auto-producido de canciones mías, que dediqué a mi paciente y amantísima esposa por nuestro decimoséptimo aniversario. A eso se reduce mi discografía últimamente, así que, no os molestéis en buscar. Lo que yo deseaba era tocar todos los días de mi vida, y de momento, casi lo voy consiguiendo.

Tampoco aparezco e Google. Bueno, ahora igual ya sí. Me buscaré a ver si me encuentro. Al fin y al cabo, el hombre se pasa la vida buscándose a si mismo.

Perdonad la inmensidad de este post.

Gracias por vuestra paciencia si habéis leído hasta aquí.

DE AYER A HOY I

diciembre 22, 2009

¿Qué fue de aquellos chicos? 1ª Parte

Las Hormigas, o “Facción Peninsular”

Sin duda, la carrera más espectacular es la de Eliseo Parra, quien siempre mostró un especial interés por las raíces de la música, continuó sus estudios musicales (era el único de nosotros que los tenía) y, tras pasar por algunos de los más celebrados grupos progresivos de Barcelona, se trasladó a Madrid y se zambulló de lleno en la investigación del folclore, y es hoy en día uno de los más prestigiosos y eruditos folcloristas de España, habiendo rescatado del olvido músicas populares de Castilla, su tierra natal, y luego de todo el mundo, publicado libros sobre el tema, formó parte de grupos como Al Tall, Sardineta, o La Salseta del Poble Sec; ha colaborado con María del Mar Bonet y muchos otros; y pronto empezó a liderar sus propios grupos, como el famoso Mosaico de los años de la “movida”y su tremenda banda actual, además de hacer apariciones personales por los cinco continentes.

Tiene también numerosos discos publicados (su último trabajo se llama “10”). Pero si queréis saber más, podéis seguiros informando en su propia web: http://www.eliseoparra.com, en MySpace: www.myspace.com/eliseoparra y Google muestra infinitas entradas con su nombre, así que, a buscar. Es mucho más fácil de encontrar que Mi Generación, así que, permitid que no me extienda innecesariamente.

.

.

Xavier Garriga, quien, según escribe unodel53, tiene una de las voces más poderosas en la escena del jazz y el blues de este país, cosa en la que no puedo estar más de acuerdo, prosiguió como cantante en varias prestigiosas orquestas barcelonesas, como la Cotton Club, y en televisión, siendo la estrella carismática de varios programas de TV3, Canal 9 y Antena 3.

Mientras tanto fue adquiriendo una sólida formación académica y últimamente ha limitado un tanto sus actuaciones cara al público, dedicándose más a la docencia en el Taller de Músics de Barcelona, donde imparte a sus alumnos los secretos del difícil arte del jazz vocal. También ha grabado varios discos entre los que os recomiendo el delicioso doble CD “Sóc músic”, mitad composiciones propias que oscilan entre lo más divertido y lo más sentimental, y originales versiones de temas estándar. Los standards están cantados en Inglés y sus temas propios en Catalán, pero aunque no acabéis de entender las letras, su estilo convincente y la natural calidez de su voz harán que os lleguen al corazón. También muy recomendable el CD del Cor (coro) del Taller de Músics, que también dirige.

No tiene tantas entradas en Google como Eliseo, pero existe, aquí tenéis una con enlace a MySpace para verle y oírle, ambas cosas valen la pena: http://www.vipmusicsl.com/xavi_esp.htm


..

.

..

Antonio “Toni” Palacín, que según mi opinión ha sido siempre el pegamento que mantiene unida a Mi Generación, es polifacético, ecléctico, y la definición del músico polivalente. Vamos, que igual plancha un huevo que fríe una corbata.

Tras la desaparición definitiva del grupo, su trayectoria siguió durante un tiempo en paralelo a la de Eliseo Parra, formando también parte de Sardineta y por último de Mosaico, fundamentado éste en Madrid. De allí se fue a Noruega, donde vivió un año climáticamente frío, pero calentito en peripecias, y retornó a su tierra natal, Barcelona.

Pero no permanecería mucho tiempo “en tierra”. Poco después se lanzó a la mar en compañía de Josep “Chicho” Barceló, saxofonista y “showman”, faceta ésta que compartió con él, fundando la Embassy Orchestra, y amenizando durante muchos años cruceros que le han llevado a dar varias vueltas al mundo.

Desde 1991 hasta prácticamente nuestros días ha militado en “La Clandestina”, orquesta de gran prestigio en los circuitos de baile y festivos, dirigida por Joan C. Capdevila.

Multiinstrumentista y prolífico compositor desde la infancia, sigue creando canciones de todos los géneros, pero sobrevolándolos sin caer en tópicos y dándoles una dignidad especial que hace su estilo propio y reconocible.

Además de componer para sí mismo y otros artistas, su actividad actual pasa, como no podía ser menos, por la participación como cantante, guitarrista y teclista en formaciones de muy diversos estilos, desde el latino al pop rock, como: Beat Club, Passiones, Hit Dúo, Petit Clan, Orquesta Grand Palace, y mi favorita, The Beaties, o Beatles Cover Band, en la que fusilan brillantemente los temas de The Beatles. También está presente en Google, y si queréis verle en acción en la actualidad, no dejéis de pinchar en este enlace a YouTube, y comprobaréis lo que afirmo sobre su eclecticismo: http://www.youtube.com/watch?v=vcXCdQVeWKk Este es su último hit. Sí, ya sé que no se parece nada a lo que hacía Mi Generación, pero es que, este chico vale pa’tó.

Y mañana, si el tiempo lo permite y la autoridad no lo impide, segunda parte: Las hormigas, o “Facción Ibicenca”

Volver a página principal / Home page

COMENCEMOS POR EL FINAL

diciembre 18, 2009

¡Hola chicos/as! (seamos politicamentecorrectos)

Estoy emocionado por las primeras reacciones de que he tenido constancia acerca de este incipiente blog. Desde mi condición de novato en estas lides, me asombro de la capacidad multiplicadora de Internet. A ver si sigue así la cosa y no nos la fastidian, que parece que hay ciertas tentaciones. De momento, gracias a todos y dejémos a un lado la política.

Vamos a ponernos un poco al día respecto a qué ha sido de Mi Generación en estos últimos lustros.

Pero, como decía, comencemos por el final:

Esta es posiblemente la última foto de Mi Generación sobre un escenario. Playboy- S. Antonio, Ibiza- Septiembre 1976

La última actuación de Mi Generación aconteció el Domingo, 17 de Octubre de 1976, en la sala Màgic de Barcelona. Nada…, hace cuatro días.

No es que nos hubiéramos cansado de los escenarios y quisiéramos dedicarnos a una profesión más estable, ni que se nos hubiera agotado la creatividad, que estaba más viva que nunca. Al contrario, teníamos ya grabado material original suficiente para otro LP, producido la mayoría por Santi Arisa y parte por Víctor Jou, grabado en Zeleste, material éste ya bastante evolucionado instrumentalmente, y un tanto alejado del estilo de los primeros álbumes plagados de guitarra acústica, pero manteniendo la parte vocal intacta.

Además estábamos embarcados en varios proyectos simultáneos, incluido un musical con libreto de nuestro fiel amigo y tenaz propulsor, el eximio Jordi Sierra i Fabra y música nuestra, llamado “Quijo-Rock”, que ya estaba también terminado de grabar, o casi, y debía estrenarse en un teatro barcelonés, en el que ibamos a ser actores, cantantes y músicos en directo, todo a la vez, algo digno de Récord Guinness, y además colaborábamos con Oriol Tramvìa como banda de acompañamiento en sus festivos, pero no demasiado frecuentes happenings.

Sin embargo, las circunstancias, sobre todo en lo económico, eran muy adversas, y así es muy difícil mantener a un grupo unido. Vimos como el “Quijo-Rock”, y todos los demás proyectos se iban al garete uno tras otro, los bolos escaseaban cada vez más, nos hacíamos mayorcitos y no era cuestión de seguir dependiendo periódicamente de mamá y papá para subsistir.

Como algunos de nuestros comentaristas bien apuntan, nuestro estilo no acabó de cuajar nunca en este país, y seguíamos sin encajar en ninguna de las corrientes del momento.

Huérfanos en ese momento de discográfica, ya que don Pablo López Balada, propietario de la compañía PALOBAL (a que no sabíais el por qué de ese nombre tan cutre) había desaparecido de la noche a la mañana, dejándola en la ruina, y sin que hubiéramos percibido un duro de nuestro 2,5% sobre las ventas, llamábamos a todas las puertas intentando colocar el nuevo material, pero resultábamos (el mismo cuento de siempre) demasiado “progres” para unos, demasiado pachangueros para otros, demasiado feos para vender discos a las adolescentes, y tampoco fuimos nunca considerados dentro de la pujante onda catalana porque, claro, cantábamos en castellano, ¡ay, Señor!.

Desde 1970 nos dedicábamos heroica y únicamente a la música, sin simultanear ésta con ningún otro empleo, así que nuestros ingresos provenían casi en su totalidad de las actuaciones en directo que, a falta de lugares más idóneos, debíamos llevar a cabo por lo general en salas de baile, pero nuestra música no era lo que se dice muy bailable, el público solía reclamar el repertorio de moda, y aunque nos resistíamos, había que claudicar si queríamos trabajar, y a pesar de todo, se puede decir que donde mejor aceptados fuimos jamás, fue en Ibiza, con público mayoritariamente extranjero que no pedía el “Rayo de Sol”, sino C, S, N & Y, Yes, Steely Dan, Doobie Brothers y cosas así. Lo mismo sucedía en otros enclaves turísticos, Salou, Castelldefels, Blanes…, pero por lo demás, el éxito de nuestro directo era bastante irregular.

Nuestras otras fuentes de ingresos eran las sesiones de estudio en grabaciones ajenas, o resignarnos a acompañar desde un plano anónimo a cantantes como Luc Barreto, Pau Riba, un tal Francis, la británica Billie Davis, o el ya mencionado Oriol Tramvìa. Además existió una versión light de Mi Generación, con menos personal y menos equipo llamada Triada, que practicaba el unplugged por los pubs, con bastante éxito ciértamente.

Ese día 17 de Octubre de 1976, ante la llegada de otra larga temporada de vacío total en la agenda de Mi Generación, dos de sus miembros, el que escribe, que acababa de formar una familia, y otro que acababa de sufrir la ruptura de otra, Paco Fernández, tomámos la dolorosa decisión de tirar la toalla y regresar a Ibiza, donde nos esperaban con los brazos abiertos, y probar suerte por nuestra cuenta. Aquí nos establecimos y aquí seguimos en una especie de limbo feliz, sin mucha fama ni mucha gloria, pero sin haber tenido que renunciar nunca a lo que de verdad nos gusta: tocar.

Volver a página principal / Home page