HISTORIA DE MI GENERACIÓN. 12

Regresamos a nuestro feudo del Silvi´s, donde éramos añorados por nuestros incondicionales, y continuamos feliz y triunfalmente aquel intenso verano de 1971.

Aprovechando el tirón del Festival de Sagunto, nuestra compañía lanzó una segunda edición del single que ya mencionaba en la portada aquel primer premio, y acto seguido, el álbum Mi Generación.

L’ALIANÇA DEL POBLE NOU

Ya como grupo con LP habíamos subido un importante escalón en nuestra carrera. Muestra de ello, el 12 de Septiembre fuimos incluidos en la programación de otro de los míticos cotos privados de la Música Progresiva barcelonesa: La Aliança del Poble Nou, para actuar, tarde y noche, y mano a mano, en sendos conciertos con una estrella recién llegada de Londres, cuyos carteles empapelaron de pronto la ciudad: Billie Davis, acompañada por el renombrado grupo The End.

Habían venido en gira promocional, en un momento en que las ventas de discos se habían disparado hasta unos niveles que les debieron parecer apetecibles a las compañías extranjeras, por primera vez desde la época dorada del fenómeno Beatles, para apoyar el lanzamiento en España de “I want you to be my baby”, un tema muy comercial que recordaba bastante a “Gimme some lovin’ de Spencer Davies Group (debían ser cosas del apellido), y que ya había sido, tiempo antes, un hit en Gran Bretaña. (Concretamente en 1968).

Nosotros, con los temas de nuestro álbum, fuimos el contrapunto progresivo que aportaba la industria nacional y ocupamos, naturalmente, la primera parte del concierto, eso sí, con gran éxito.

Con el ambiente ya bien caldeado, aparecieron The End, con su auténtico sonido británico y mucho show escénico. Eran un gran grupo. Billie Davis, aunque era una chica frágil y algo sosa, supo hacerse con el público con su aire de hippie-pop. Su hit propio y las versiones que cantó creo que gustaron, pero más que nada por la exhibición instrumental que hizo el grupo.

Al día siguiente, volvimos al Silvi’s para apurar los últimos coletazos de aquel ajetreado y triunfal verano. Estuvimos hasta el día 19, y el 20, nos embarcamos en un proyecto que parecía consagrarnos como solicitados músicos de sesión.

El eficiente trabajo en estudio y la sucesión de éxitos en los directos estivales, nos estaban granjeado por fin un prestigio que nos convertía en objeto de deseo de productores, y Fernando Buchó, cantante y productor valenciano que había adquirido cierta fama, se empeñó en tenernos como grupo de acompañamiento para su próximo LP. Tan seguro estaba de que éramos los más adecuados para la tarea, que nos ofreció una sustanciosa cantidad de dinero por llevarlo a cabo en un plazo de tiempo determinado -que era del que disponíamos-: diez días en los que debíamos ensayar y grabar sus temas.

Para ello tuvimos que trasladarnos a Villalonga, un pueblo perdido de la comarca de “La Safor”, en el interior de la provincia de Castellón, en el que poseía uno antiguo caserón que era su cuartel general, donde se había construido un estudio bastante bien dotado de medios, y que iba a ser nuestro alojamiento durante los diez días, ya que la concentración debía ser plena y no había tiempo que perder.

Así entramos en una especie de régimen de clausura, pusimos de inmediato manos a la obra y la cosa empezó a avanzar a buen ritmo en larguísimas sesiones hasta altas horas de la madrugada, sólo interrumpidas a las horas del ágape, y por algún receso para ir a dar un breve paseo por el pueblo.

Nunca supimos si el álbum llego a salir, pero, seguro que alguno de los informadísimos seguidores de este blog, sí lo sabe.

SALIMOS EN LA TELE

Después de nuestra admisión el el club de los “progres” llegó la televisión.

Por fin la gran oportunidad, ibamos a entrar en el restringido feudo de Prado del Rey, sinónimo de fama, por la puerta grande y de la mano del popularísimo José María Iñigo, ni más ni menos que en el programa de máxima audiencia: Estudio Abierto. Así que el 8 de Octubre, nos presentamos en Madrid tras un extenuante viaje de seiscientos kilómetros en la furgoneta de Antonio con el equipo y los instrumentos.

Inocentes de nosotros, una vez suficientemente acreditados, comenzamos a descargarlo todo y meterlo en el plató. Entonces fuimos informados de que no era necesario; sólo guitarras, órgano y batería, nada de amplificadores, ya que se iba a hacer en play-back.

¿Por qué? -le preguntamos al regidor-. Si hemos venido a tocar…

Ah, en televisión se hace así.- Fue la respuesta.

A pesar de ello enchufamos los cables a las guitarras para dar cierta verosimilitud al asunto. Más difícil lo tenía Eliseo, ya que, al ser la batería un instrumento acústico, no disponía de un control de volumen ni un interruptor para impedir que sonara, así que tenía que amagar y no dar cada golpe de baqueta, para no tapar con su sonido el del monitor de referencia por el cual escuchábamos nuestro propio disco para poder hacer la mímica, lo único que hacían y siguen haciendo la práctica totalidad de los músicos y cantantes que aparecen ante los admirados ojos de los televidentes. Digno de Marcel Marceau.

Esa fue la primera sorpresa desagradable respecto al cotarro de la tele. La segunda fue que la simpatía del popular presentador era mucho menor de lo que aparentaba, tan falsa como nuestra actuación, y la calva de su coronilla, mucho mayor.

Por primera vez pasamos por una sesión de maquillaje y peluquería, que alisó y peinó nuestras frondosas y desaliñadas cabelleras hasta extremos insospechados. Los efectos de aquellas maniobras de embellecimiento sólo debieron ser de alguna utilidad en los primeros planos que nos tomasen durante la entrevista con que empezó el asunto, a cuyas tópicas y retóricas preguntas contestábamos a veces con solemnes tonterías a juego, intentando hacernos los graciosos con algún tic biteliano. Digo esto porque durante la “actuación” propiamente dicha, fue prácticamente imposible que alguien nos pudiera ver por culpa de los enloquecidos movimientos “psicodélicos” de cámara que, para dar modernidad y dinamismo, estaba imponiendo un tal Valerio Lazarov.

A pesar de eso, nuestras madres lo presenciaron desde casa, sin poder creerse aún que los descastados de sus hijos estuvieran saliendo por la tele, y luego dijeron que se nos había visto poco, pero que habíamos salido muy guapos.

Camino de Logroño

Concluido aquello, nos habían organizado tres semanas en la sala Borgia 2 de Logroño, en el “Paseo del Espolón”. El Borgia 2 era una discoteca a la que se accedía a través de una lujosísima cafetería como casi todas las del norte. Tres semanas estupendas. No sólo gustamos, sino que los riojanos nos trataron a cuerpo de rey.

CAPÍTULO 33

ELISEO SE VA A LA MILI

Pero, de nuevo Mi Generación se enfrenta a la adversidad en forma de “mili”. Ahora el afortunado era Eliseo. Aquel 12 de Octubre se tuvo que ir a defender a la Patria, como Agustina de Aragón, pero con algo menos de entusiasmo. Se fue tan triste y jodido como nos quedábamos los demás viéndole subir a aquel tren en la estación de Logroño.

Como los asuntos laborales no iban mal del todo aquel año, y la prosperidad y la fama parecían estar aguardándonos a la vuelta de la esquina, acordamos entre todos que seguiría recibiendo la sexta parte de los ingresos del grupo, para ayudarle a subsistir durante el duro e indeseable trance que para todos representaba otra inoportuna zancadilla en un momento tan crucial de nuestro inacabable despegue.

Para sustituir al insustituíble Eliseo contábamos con un batería profesional, Jordi Quiles, con el que habíamos ensayado largamente los días previos y que viajó hasta Logroño para tomar el relevo.

BILLIE DAVIS

Al regresar a Barcelona después de aquella inolvidable temporada riojana, nos esperaba otra sorpresa. Billie Davis nos andaba buscando con la intención de hacernos proposiciones deshonestas: que sustituyéramos a los fantásticos The End como su grupo de acompañamiento.

El nombre del grupo resultó premonitorio y aquello fue el fin de la colaboración entre ellos y la cantante, que nos proponía acompañarla el resto de la gira con el pretexto de que le gustábamos más que ellos, hasta ese punto dijo haber quedado impresionada la noche que nos vio en L’Aliança.

La razón no resultaba demasiado creíble y, seguramente nunca sabremos la verdad, pero, de todos modos, no sé si con o sin el consentimiento de nuestros numerosos mánagers y compañía de discos, le hicimos un hueco en nuestra agenda, y aceptamos la oferta por muy buenos motivos económicos. Completar la gira consistió en acompañarla unos días en Madrid, para la presentación oficial del disco en la sala Long Play.

Con Billie Davis y Allan David. Long Play Madrid 71

Así que, del 24 al 27 de Noviembre estábamos de nuevo en El Foro. Para ello, tuvimos antes que aprendernos y ensayar con ella todo su repertorio. Paco, el eterno playboy, objeto de deseo de la mayoría de las damas que se cruzaban en nuestro camino, tuvo sus escarceos con Billie -que realmente se llamaba Carole Hedges-, provocando un notable malestar en su marido y representante, Allan David, que debió olerse la tostada al volver de Londres, a donde había tenido que desplazarse momentáneamente, dejando a su tierna estrella a nuestro cuidado en el proceloso (qué gracia… pro-celoso) Madrid. Sospecho que fue así, porque antes de su marcha decía tener grandes planes para nosotros, pero a la vuelta no volvió a dirigirnos la palabra.

El 29 de Noviembre hicimos nuestra segunda aparición en televisión. Fue en un programa del entonces también popular Raúl Matas: “Buenas Tardes”. Raúl era un excelente profesional, cortés y gran persona.

Como su nombre indica, el programa se hacía por la tarde, y se emitía en directo -como todos por entonces- pero la actuación era en riguroso play-back -como siempre-.

Del 3 al 5 de Diciembre volvimos al Amaya de Pamplona; el día 7, Casino de Gavá; y por Navidad, el Nevada de Jaca.

(Continuará…)

Próxima entrega: Los álbumes fantasma. Electric y Accoustic Sound.

Volver a página principal / Home page

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , ,

2 comentarios to “HISTORIA DE MI GENERACIÓN. 12”

  1. Miquel Moreno Says:

    Oye y al programa del Iñigo os hicieron pagar? Se de un grupo que les dijeron que si querían ir a tocar, bueno hacer el paripé del playback, tenían que pagar pasta.

    • ppzappa Says:

      Pues, mira, es un detalle que he omitido tanto aquí, como en el libro que escribí previamente y del cual voy extrayendo este relato abreviado, porque es algo que no nos concernía directamente, ya que, en todo caso debía ser nuestra compañía discográfica quien pagara, pero ahora que lo mencionas, la cosa me suena familiar respecto a esa primera aparición, aunque no me consta.
      No así la segunda vez que salimos en otro programa de Iñigo, en la que sí pregunté si nos pagarían (ya estábamos en Ibiza y no tenía puñeteras ganas de ir a Madrid a hacer el gilipollas), y nos aclararon que teníamos mucha suerte de que TVE se hiciera cargo del viaje y la estancia, ya que otros pagaban por ir.
      Finalmente, esa vez tampoco cobraríamos nada, pero ya explicaré por qué en su momento cronológico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: